sábado, 5 de agosto de 2017

Depresión post- party en medio de mi duelo

No había querido aceptar invitaciones a fiestas en las que pudiese beber demasiado porque sabía que las horribles, depresivas y existenciales resacas post-party serían mucho peor si ya no tenía tu compañía para contarte por chat lo terrible que me siento.

Desperté justo en Playa Ancha, rogando pasar rapido por el camino para tomar la locomoción hacia mi casa.No quería llegar al paradero y ver tu casa ni estar demasiado tiempo esperando a que llegase la micro en esa calle por la que tantas veces pasamos.No es que yo exagere y que todo me recuerde a ti,Malditamente justo la fiesta era a cuadras de tu casa.Tenía el cerebro abombado, mucha pena, culpa y sed.
Tantas veces me sentí asi después de las fiestas contigo, en esa epoca en la que vivíamos para estar en Pagano y después de eso, nos quedábamos en tu casa.A veces estábamos peleados, yo llegaba con otras personas y de igual manera terminaba despertando a tu lado.Nunca dejaste que me fuera sola, siempre cuidaste de mi incluso cuando terminaba haciendo los escándalos etílicos que me caracterizan.Recuerdo los 18 de septiembre,recuerdo tus cumpleaños,tantas resacas en playa ancha.

También lo que mas extraño era que si no salía contigo, después de llegar a dormir a mi casa, podía despertar odiando mi vida y conectarme para contarte que otra vez sentía ese vacío dentro de mi, tu me entendías y me regañabas.Es tan desesperante ver la ventana de tu chat solo con los mensajes no vistos que te dejé mientras estabas en coma.Te hable y te conté muchas cosas, a veces desde mi casa o a veces desde el pasillo del hospital esperando a que me dejaran entrar para verte.Te hablaba porque tenía la fe inamovible de que despertarías para leerlos todos.
Mi mamá me aconsejo que no debía seguir haciendo eso cuando falleciste.La semana posterior a eso te seguia hablando, incluso, ahora tengo ganas de hacerlo, aun que ya lo estoy haciendo por aquí.
Pero chatear contigo era mi refugio.Y ahora, solo tengo la música de Cocorosie acariciando mis oídos, el teclado de mi mamá para escribir en este blog como si pudieses leerlo desde el cielo y a la sombrita acurrucada a mi lado.

Una vez mas terminé por aceptar una invitación que no quería para llegar a la respuesta de que ya no me gusta salir a beber alcohol de manera excesiva.Mi corazón ya no aguanta mas resacas sin ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opine.