martes, 12 de abril de 2016

Incluso

En el batir de una ventana por el viento,en el tac tac de una maquina de escribir,o en el murmullo de voces en una cafetería, podemos encontrar ritmos ocultos, nada exactos, pero en los que sentimos que la vida está allí latiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opine.