miércoles, 17 de abril de 2013

Sin embargo, algunas veces me olvido de su aspecto


"Querida madre:Recuerdas lo que me pediste estando enferma, cuando te morías  era otoño, en octubre, aun hacia calor ese año y en tu habitación se notaba un olor a manzanas podridas. Yo te sostenía la cabeza entre mis brazos, respirabas fatigosamente, cogiendo poco aire, dijiste; Mery, por favor, recuerdame.


 Sin embargo, algunas veces me olvido de su aspecto..."


2 comentarios:

Opine.