domingo, 24 de abril de 2011

Donde empiesan tus deseos,terminan los mios.

La muñequita de la caja musical quiere bajarse y correr, correr lejos, quizás, bailar por sobre una que otra nube.
Pero nunca mas encima del tablón en el que siempre la dejaron, ni tener que mirar su malgastada rostro cada vez que lentamente daba la vuelta al compás de la música contra el cristal del espejo. Incluso bailar sin música...bailar con alguien, con otros movimientos, no solamente ese giro repetitivo que era activado por abrimiento de la caja.
El problema, es que ¿quien podría bailar con alguien tan insignificante? ¿Quien podría evitar no pisarla?
¿Quien podría elevarla hasta el cielo y estacionarla en una nube? Si siempre, lo único que ha sabido es ser un pequeño objeto de una caja musical apolillada y con una música fúnebre.
¿De donde era posible sacar otros movimientos?  
¿De donde viene ese deseo de que las cosas sean distintas?

Cuantas veces la vieron girar aburriéndose de su pequeño espectáculo. Hoy solo quedan lágrimas atragantadas y deseos de cosas tan imposibles como que una bailarina de ballet plástica de la caja musical que me regalo mi hermana cobrara vida.
Mas personas tienen deseos sobre ti, y tus deseos no me incluyen. Entonces, por mi cabeza pasan un montón de cosas y me gané una defectuosidad cardiaca por aguantar mis lágrimas y responder con una sonrisa falsa.
Es probable que tenga mas defectuosidades cardiacas por aguantar lagrimas, lo veo venir.  Y ahora que lo recuerdo, la mayoría del tiempo suelo practicar el deporte de omitir lagrimeos y sollozos, mi corazón debe estar en condiciones nefastas, pero no importa.¿Cuantas veces, hasta yo misma me he abandonado?
La palabra “por favor promételo” ha salido muchas absurdas veces de mi boca cuando mi cerebro capta que no hay motivos para hacerlo, por que es como pedir…
“Por favor, revíveme…por favor permítele al muñeco de la caja correr hacia el cielo”

viernes, 22 de abril de 2011

Gente.

Una de casa 100 es diferente,el 99 restante es igual entre si.

domingo, 10 de abril de 2011

Mirame!

No olvides nunca que el primer beso no se da con la boca, sino con los ojos.

domingo, 3 de abril de 2011